Steve Jobs, el hombre que se convirtió en leyenda

Uno de los más destacados genios modernos nos acaba de dejar y en todas las redes sociales, salas de redacción, oficinas, restaurantes, bares y hasta bancas de parques y paraderos es un trending topic, que de hecho, ha sumido al mundo en una honda tristeza: Steve Jobs, el fundador de Apple, ha pasado de ser un ser humano en una leyenda.

Ayer, tarde en la noche llegué a casa e hice lo de siempre. Encendí mi laptop, una fiel Dell 1525, y conecté a ella mi otro amigo fiel:  mi iPod Touch 4G, que me viene acompañando a todas partes. La verdad, cada vez que la miro pienso que tiene todo lo que necesito: música, video a toda calidad, fotos, Internet. Y lo mejor de todo, presencia, elegancia hasta en el más mínimo detalle, que es lo que las chicas mucho buscamos. Algo con que hace 10 o 15 años ni se me hubiera ocurrido haber soñado.

Pero desde mucho tiempo atrás hubo un hombre que sí lo hizo. Que aprovechó todas las oportunidades que le dio la vida para explotar su creatividad y poner al servicio de los usuarios equipos que revolucionaron el concepto de informática, y belleza de un trabajo hecho por las manos del hombre; su nombre era Steve Paul Jobs.

Conozcamos en detalle la historia de este hombre extraordinario:

Sus primeros años

Steve nació en San Francisco, California, en 1955 de una pareja de jóvenes universitarios, demasiado como para hacerse cargo de él. Sus padres biológicos fueron Abdulfattah Jandali, un hombre de origen sirio, y Joanne Carole Schieble. Ambos no estaban preparados para cuidar del pequeño Steven, asó que decidieron darlo en adopción.

De acuerdo a declaraciones dada por Jandali el padre de Joanne no aceptaba su relación por el origen de él, así que no iban a poder cuidar del niño, y fue así como Steve fue a parar a los brazos de Paul y Clara Jobs, una familia de clase media.

Steve creció en un ambiente tranquilo y su pasión por la informática se dio cuando la familia se mudó a Silicon Valley, la cuna de la tecnología que en ese entonces estaba en ciernes.

Su primera relación con el mundo de la electrónica y las incipientes computadoras se dio cuando Jobs se unió al Hewlett Packard Explorer Club, una asociación destinada a atraer a los niños al mundo de la informática. Allí supo que ese mundo era lo suyo.

Va naciendo el genio

Steve era tan bueno, que pronto impresionó al dueño de la empresa William Hewlett, quien lo invitó a formar parte de su curso de verano. Allí también estaba el que sería el otro fundador de Apple, Steve Wozniak.

Años después y como deseo de sus padres, Jobs ingresaría a la universidad, pero a las seis meses, y como él lo confesara en el ya célebre discurso de la U. de Stanford, la dejó por no saber qué hacer con su vida. Sin embargo, fue listo, más de lo que pensamos de alguien quien está desorientado por su futuro: tomó diferentes cursos en el campus como alumno libre, entre ellos uno que lo impresionó mucho: gramática y caligrafía.

Y aunque pudiera parecerte inútil estudiar algo como caligrafía cuando te has quedado sin estudios, no tienes empleo y se te ve un futuro sombrío, para Jobs, todo aprendizaje era necesario, así, cada una de estas clases la volcaría en el diseño e interfaz de sus futuras computadoras.

En 1974 realiza un retiro espiritual por la India, que sin duda también marcaría su espíritu altamente emprendedor y que acepta sin desánimo cada reto que se propone. Luego regresaría para trabajar como técnico.

Jobs y su amigo Wozniak solian asistir a un club de hackers y fanáticos de la informática que se reunían en garages, pubs y bares de San Mateo, Caifornia, autodenominado Homebrew Computer Club. Allí, los amigos gestarían su primer proyecto: su primera computadora y la fundación de Apple Computer Company.

Nace la manzana

En realidad Apple Computer nace de un hecho desalentador para cualquiera: Wozniak era el de la idea de fabricar un ordenador propio, pero los de Hewlett Packard prácticamente se rieron del proyecto. Pero Jobs lo alentó a continuar con su ayuda. Y lo impensado sucedio. Su Apple 1, creado en 1976, se vendió con éxito.

Si miras la foto que sigue a este párrafo verás lo diferente que luce esa computadora frente a las superpotentes de hoy en día. Eran un tablero con circuitos de chips ensamblados en una carcasa de madera. No tenía teclado ni mouse. El comprador tenía que conectarle un televisor para usarlo de monitor, el mouse aún no se había inventado, así que las “órdenes” o comandos las tenías que realizar desde el teclado.

Pero si te parece que todo ello era mucha cosa, pues fíjate que en realidad era un gran adelanto porque no existía ordenador ni remotamente similar en esa época.

Primer logo de Apple Computer

Con Apple I la compañía de Jobs se fue al éxito total, vendió como nadie. Pero no todo fue siempre éxito en la vida de este hombre. Por ejemplo una de sus creaciones, la computadora Lisa (llamada así en hornor a su primera hija) fue casi un fiasco en ventas. también Jobs pasó por un período negro, cuando fue despedido de su propia compañía por John Skully, a quien él mismo había confiado la dirección de la empresa. ¿Te imaginas ser despedida de una compañía que tú creaste? Pues Jobs en vez de dejarse caer por la depresión, fundó otra empresa: NeXT y luego la compañía de animación que todos hoy conocemos: Pixar, la cual luego vendió a Disney por una suma llena de ceros.

Lo genial de los inventos de Job

Podría seguirte relanzando una larga lista de equipos que Jobs intentó, o contándote cuándo se casó y cuántos hijos tuvo; pero lo que quisiera más bien destacar es por qué cada uno de ellos revolucionó la historia de la informática y del mundo moderno en general, por qué usar un aparente producto de simple entretenimiento pudo haberle cambiado la cara a toda nuestra cultura moderna.

  • Porque acercó al equipo mucho más a la gente

Tal vez te acuerdas de esas viejas PCs que se llamaban “286” o “386”, cuyas pantallas eran negras y las letras eran verdes o naranjas. Teníamos que aprendernos los “comandos” u órdenes que queríamos ejecutar para que la computadora las ejecutara. Recuerdo por ejemplo los comandos <DIR> o <TYPE>. Eso hacía que las computadoras solo fueran de interés de científicos y gente relacionada a esos temas.

Ahora solo tenemos que dirigir el cursor en el icono que deseamos y listo. ¡Qué fácil! ¿No? Pues quien inventó esta manera más ingeniosa fue Jobs. La Apple Macintosh fue quien presentó por primera vez la interfaz gráfica que no solo utilizamos hoy en día en las PCs sino en los teléfonos, reproductores musicales tablets, Palms, etc.

Es decir, con ello, Jobs acercó y puso la computadora al servicio y alcance del usuario común. Y hoy en día los usos que le damos hacen de ella un instrumento indispensable.

  • Porque introdujo el mouse 

Sí, Jobs introdujo un ratoncito en la computadora, que se convirtió en un imprescindible hoy en día, incluso cuando usamos laptops. Su Macintosh lo presentó oficialmente como un sustituto de los comandos antiguos que teníamos que escribir y aprendernos de memoria. Ahora, llevar el cursor a donde queríamos lo hacía todo haciéndolo más fácil aún.

  • Porque creó un teléfono realmente inteligente

 

Si bien Jobs no inventó el smartphone, sí que lo acercó al gran público con el iPhone. Lo revolucionario de este equipo no es solo la calidad del interfaz, sino que incorporó aplicaciones como la música, videos, e Internet, y todo en un solo equipo. Además, dejó atrás el teclado físico e introdujo el famoso touchscreen. Y ni hablar de su diseño impecablemente distinto, más atractivo y menos sombrío que sus predecesores, lo cual es su marca registrada.

  • Porque unió el arte a la tecnología

Aquí es cuando todas sus experiencias y aprendizajes extra-tecnológicos se pusieron en práctica, porque, para Jobs, la tecnología tenía que estar al servicio de los usuarios y no de unos cuantos. Por ello, los oscuros monitores, los sobrios y cerrados modelos en negro de los equipos dieron paso a hermosos diseños ergonómicos, tanto en teclados, mouses o monitores, que definitivamente dejaban atrás a todos los demás.

Nunca se perdía detalle a esta parte y las feas carcasas blancas o negras pasaron a ser hermosas cápsulas atemporales que nos permitían desarrollar a fondo nuestra propia creatividad. Por eso se dice que las Mac son las compus de los escritores y artistas. Incluso la tipografía que destaca especialmente entre sus rivales, son tan bien hechas y novedosas que hoy en día, sus programas de diseño y diseño web que las emplean son las preferidas por programadores, desarrolladores y diseñadores.

  • Porque Jobs es un ejemplo de vida

Jobs falleció ayer 5 de octubre de un cáncer al páncreas que lo aquejaba por años. Y aunque todos nos sentimos tristes, estoy segura de que él desde donde esté ahora, nos diría que no sintamos pena, porque morir es el mejor invento de la vida.

Recordar que vas a morir es la mejor forma de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder“. Esta frase para mí lo dice todo, porque solo a un hombre extraordinario como él pudo arrancarse la venda en los ojos y darse cuenta de que la muerte es el mejor motor para vivir una vida plena y significativa en que hagas lo que te dicte tu corazón. Y aún cuando sufrió traspiés en su carrera (penurias económicas, ser despedido de su empresa, el cáncer al páncreas) hasta el último día de su vida trabajó en pos de sus sueños.

Hoy, alguien me preguntó por el Facebook por qué, “lloro” por alguien a quien nunca conocí. Y esta es mi respuesta: ayer supe quién era; cuando vi su discurso en la U. de Stanford conocí a un Jobs, sencillo, tenaz, emprendedor, pero sobre todo, seguro de que soñar no cuesta nada, y de que nada tenemos que perder, seguro de que la muerte es inevitable, y que esta, debe ser la inspiración de vivir cada día de nuestra vida, sin dejarnos atrapar por dogmas, las opiniones de otros y no sentir temor a los retos. “Sigan hambrientos, sigan alocados“. Creo que fue el mejor discurso que alguien me haya dado en toda la vida.

Por ello ya siento como si lo conociera, y Jobs se ha ganado todo mi respeto y admiración.

Colofón

Yo nunca pude comprarme ningún equipo Mac (como se les conoce a toda su línea de computadores) honestamente debo decirlo, todas son las más caras del mercado. Pero hoy en día que conozco la increíble historia que hay tras cada una de ellas y el valor agregado que le ponen para acercarlas más a la gente y hacerlas con el corazón, siento que bien vale la pena el precio que se paga. Y, años después, haciendo mucho esfuerzo, compré mi iPod, como una vieja y secreta deuda con el mundo de la manzana.

Y ahora, mientras se escriben 10 mil mensajes por segundo en el Twitter, mientras el Facebook revienta con obituarios y recordatorios, yo escribo haciendo un silencio respetuoso por un genio a quien nunca tuve el gusto de conocer, pero que dejó un legado de modernidad, comodidad, belleza, y sobre todo de que todo es posible, solo tenemos que quererlo.

Te recomiendo finalmente que mires atentamente el video del discurso que Jobs dio a los graduados de la U. de Stanford, y aprecies la real dimensión de este genio que se ha convertido en una leyenda.

Imagen: 10PuntosGeekulture,com, BusinessInsider, DominioInformatico, EdibleApple, Oldcomputers.net, Teentechnologies, Soydemac, Jugala.com, iPadizate, Google.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados